Consejos para cuidar de tu mascota

Si tu mascota es adulta, llévala a un chequeo anual con el veterinario. Los perros y los gatos deben ser vacunados una vez al año contra las enfermedades más comunes (rabia, distemper, parainfluenza, parvovirus, entre otras). En algunos casos específicos, se debe vacunar contra otras enfermedades, como es en Brasil, en donde es recomendable la vacunación contra la Leishmania. 

 

Redacción/elTimes

Tu veterinario recomendará qué tan seguido debes desparasitar a tu mascota contra los parásitos internos. La desparasitación es común hacerla a través de la administración de una pastilla cada tres meses. El tipo de desparasitación dependerá de donde vives, ya que diferentes parásitos se pueden dar en diferentes lugares. Por ejemplo, es común encontrar casos del gusano del corazón en lugares tropicales cerca de la playa.

Pregúntale a tu veterinario cuál régimen de control de parásitos externos es el más indicado para tu mascota.  Es común utilizar pipetas con aceite en el pelaje del perro o el gato cada mes.  También es común hacer baños medicados.  Con esto podrás controlar las pulgas, garrapatas, ácaros, etc.  ¡Cuidado! No uses productos de perros en los gatos. Pueden ser tóxicos.

Si tienes un cachorro o gatito, llévalo al veterinario en sus primeros días o en el momento de ser adquirido para revisión. Los cachorros y gatitos necesitan de 3 o 4 rondas de vacunaciones y desparasitaciones antes de los 4 meses.

Limpia la caja de arena de tu gato al menos una vez al día. Hay organismos particulares, como el Toxoplasma, que puede ser evitados por completo si la limpieza se hace diariamente. Si estás embarazada, usa guantes para limpiar la caja de arena.

No dejes que tu mascota tome agua de cualquier sitio, en especial contaminada. (cañerías)

Lava tus manos constantemente: Especialmente después de tener contacto con tu mascota y antes de comer. Enseña a tus hijos a tener buenos hábitos de aseo.

Si su mascota hace sus necesidades en el patio, utiliza zapatos para salir al jardín.

No te olvides que una mascota saludable es un animal feliz y por lo tanto cuidándola tu familia estará a salvo de la transmisión de enfermedades zoonóticas.

Compartir