Rut Ester Méndez: “Lo ven a uno con el traje, suponen que es difícil que pueda ser profesional”

Rut Ester Méndez Ronquillo, originaria de Cantel, Quetzaltenango, de 42 años, entre sus logros está haberse presentado, en calidad de vicepresidenta del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala, en la Cumbre Iberoamericana de Abogados (CIA) Perú, en mayo de 2017, adonde asistieron abogados, catedráticos y presidentes de los Colegios de Abogados de Latinoamérica, España y Portugal, que conforman la Unión Iberoamericana de Corporaciones y Agrupaciones de Abogados, para discutir el tema Perspectivas y nuevas tendencias en el Derecho de hoy. La buscamos para entrevistarla y esto nos dijo.

Rut Ester Méndez Ronquillo fue coordinadora del diplomado de Derecho Procesal Civil con énfasis en Procesos de Conocimiento, en agosto de 2017.

Por Adrián Velásquez/La Prensa – Fotos Carlos Gramajo/Club Fotográfico de Xela

Rut Ester (ambos nombres sin h) se describe como una mujer a la que le gusta romper paradigmas y luchar por el beneficio colectivo antes que el personal. Graduada de abogada y notaria del Centro Universitario de Occidente (Cunoc), actualmente es vicepresidenta del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), puesto en el que sucedió a Jordán Rodas en 2017. Sus estudios de primaria los cursó en la Escuela Parracana en Cantel; el diversificado, en la cabecera departamental de Quetzaltenango.

Rut Ester es hija de Julián Méndez García e Isabel Salomé Ronquillo Torres, de profesión comerciantes, tiene dos hermanos hombres menores que ella.

¿Cómo se inclinó a estudiar leyes?

“Mi interés real era estudiar Medicina y soñaba con ello, pero es una carrera a tiempo completo y no tenía las posibilidades económicas, empecé a buscar un empleo para apoyarme. Me inicié con mis papás en el comercio, ellos se dedicaban a la confección de huipiles, iban a los mercados a entregar producto, mi mamá tenía una venta de ropa, me empecé a involucrar en el negocio para poder venir en las noches a estudiar a Quetzaltenango”.

Conseguir transporte del Cunoc a Cantel después de las nueve de la noche se hace difícil, y para Ester no fue la excepción. “De Cantel estábamos estudiando en la universidad unas ocho o diez personas y en la noche ya no había buses para viajar a Cantel. Muchas veces teníamos que caminar del Cunoc para la Rotonda y esperar que algún vehículo nos llevara”. Pero se las ingeniaban para pagar un taxi, y una que otra vez tuvieron que caminar unos tres kilómetros para llegar a su destino.

“Lo bueno fue que conocí gente muy especial, inclusive tuve unas amigas de El Tumbador, San Marcos, la abuela era de Cantel, estaban estudiando Ciencias Económicas e hicimos muy buena amistad, nos apoyamos mucho y nos motivábamos para asistir a las clases. Había una relación muy bonita”, narra Rut Ester.

¿Y sus papás estaban de acuerdo con su carrera?

“Estaban ocupados en sus negocios, lo veían con buenos ojos, pero no tan convencidos porque soy mujer, piensan (los padres) para qué estudiar, si solo es para casarse. Creo que fue positivo el hecho de que tuviéramos amigas con buena relación, apoyándonos para seguir estudiando”.

Rut Ester cuenta que entre sus sueños proyectaba ser presidenta de la Corte Suprema de Justicia, mientras que una de sus mejores amigas soñaba con ser presidenta del CANG. “Solo lo platicábamos en broma, algo que mirábamos lejos y que nunca íbamos a alcanzar”, comenta, a la vez que indica que eran solo ilusiones.

Años más tarde sus papás le pidieron que ayudara con los conocimientos adquiridos en la universidad, es cuando Rut Ester empieza a cobrar cuentas morosas de personas que no cancelaban el valor de la mercadería que sus padres les habían confiado. “En un momento me vi en la necesidad de buscar a un abogado y amigo graduado para que trabajara los juicios ejecutivos, me involucré para ver cómo trabajaba él, fue así que empecé a ver y ejercer la profesión”, narra.

“Cuando estudiábamos no había que ir a hacer pasantía a oficinas jurídicas, ahora sí piden que asistan a un bufete por determinada cantidad de horas. Pienso que hubiera sido más difícil emprender la profesión. Cuando empecé a trabajar aprendí algunas cosas, inclusive a cobrar, un tema complicado. Cuando uno se gradúa no sabe el trato con el cliente, la manera de asesorarlos, de aconsejarlos”.

En toda Guatemala la discriminación ha sido un tema controversial, los indígenas siempre han sido vistos como seres humanos inferiores, hasta en los planteles educativos, a las mujeres las obligaban a usar uniforme y a abandonar su traje de origen. En la desaparecida empresa de transportes de Xela para Guatemala y viceversa, Rutas Lima, a los indígenas se les ubicaba en los asientos traseros. Y para Rut eso tampoco fue la excepción, máxime siendo mujer.

“Sí, no lo niego, inclusive voy a una institución y consideran que yo soy la usuaria, no la abogada, cuando me presento, me piden disculpas, lo ven a uno con el traje, suponen que es difícil que pueda ser profesional. Es una situación que va a costar un poco cambiarla”.

Llegar a la Vicepresidencia del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala

Durante su carrera como profesional, Rut Ester ha dictado conferencias a estudiantes y profesionales, en Xela, en otros puntos del país y fuera de las fronteras, con temas como Equidad de Género en el Día Internacional de la Mujer, esta fue en calidad de vicepresidenta del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala; asimismo, fue quien gestionó que en la sede del Segundo Registro de la Propiedad de Quetzaltenango, en noviembre de 2017, se inaugurara la Oficina de Atención al Notario.

¿Cómo llegó a ser vicepresidenta del CANG?

“Siempre me ha gustado la política gremial y conformamos una agrupación, Sociedad de Abogados y Notarios de Occidente, eso fue después de graduarme, e iniciamos un proyecto con el objetivo de beneficiar al gremio, no existían intereses económicos ni personales. Y no solo para egresados de la facultad sino también para estudiantes, nos costó un poco, hay que romper paradigmas, es cuando surge la propuesta para que participe como candidata a integrar la Junta Directiva. Hubo resquebrajamiento en la organización porque consideraron que una mujer indígena era difícil que pudiera captar votos, sin embargo, ese rompimiento nos benefició porque cuando salimos a pedir el voto nos vieron con buenos ojos, éramos gente completamente nueva”.

¿Pero hubo que hacer otra organización?

Abogados por la Integridad de Occidente lo conformamos en diciembre de 2016, tuvimos el apoyo del licenciado Luis Barrios, quien es el representante del CANG ante el Registro de Información Catastral, empezamos a conformar una agrupación muy incluyente, tenemos egresados de la Universidad de San Carlos, de la Universidad Rafael Landívar y de la Panamericana; también se unieron estudiantes, pensamos que era muy importante tener una asociación bastante incluyente, basada sobre la ética, la confianza, la responsabilidad y, sobre todo, el compromiso de generar cambios positivos para el gremio de abogados y notarios de Guatemala, ganamos las elecciones en enero del 2017. Llego como la primera mujer indígena y segunda mujer en la historia como vicepresidenta de la Junta Directiva del CANG. La primera mujer fue la licenciada Tatiana Cabrera. De Quetzaltenango hemos sido tres los profesionales que hemos ocupado la Vicepresidencia: Tatiana Cabrera, Jordán Rodas y yo”.

Abogados por la Integridad de Occidente surge en Quetzaltenango. Actualmente apoyan a varios grupos de abogados como por ejemplo en Totonicapán y Chichicastenango, donde firmaron cartas de entendimiento, y a los profesionales les ha gustado y han aceptado el plan de trabajo de la organización.

¿Qué le motivaba a participar?

“Uno de los primeros obstáculos que me motivaron o me permitieron asociarme o agruparme fue el hecho de que únicamente se impartían cursos en la ciudad capital, aquí a Quetzaltenango nos llegaban muy pocos diplomados, congresos jurídicos, llegaban pero eran ensayos de congresos, nosotros queríamos crecer, en mi caso quería aprender, y viajar a la capital me representaba no solo inversión de tiempo sino también económica.

¿Le atrae participar en organizaciones políticas?

“Con otra colega dijimos ‘unámonos e invitemos a otras personas’, estábamos en un impasse cuando una agrupación de docentes del Cunoc estaba formando una planilla para optar a la Junta Directiva de la Asociación de Abogados y Notarios de Quetzaltenango, me proponen que participe como vocal, acepté la candidatura, eso fue hace algunos años, hicimos proselitismo, pero un día antes de las elecciones se pretendió hacer un acta notarial para cerrar el padrón y evitar que el segundo día aparecieran más votantes, hubo confrontación, ese día la licenciada Milly Pasos, egresada de la Universidad Rafael Landívar, sufrió una agresión de parte de uno de los que conformaban la Junta Directiva, no permitieron que fraccionáramos un acta notarial, ellos objetaban que a la persona encargada de actualizar el padrón no le había dado tiempo de ingresar unas 100 solicitudes de asociados, con los colegas pensamos que no era bueno que nosotros siguiéramos ahí, abandonamos y presentamos un recurso”.

¿Y qué pasó?

“Consideramos que no se iban a llevar acabo las elecciones, sin embargo, se hizo con una sola planilla y se declararon ganadores, nosotros no quisimos legitimizar esa elección porque que íbamos a ser cómplices de algo ilegal, optamos por dimitir. A partir de allí el reto fue mayor para cambiar estas situaciones”.

Pero Rut Ester encuentra otra oportunidad cuando les piden que propongan a un candidato para dirigir el Registro de Información Catastral en Quetzaltenango, y lo más importante es que en la ciudad capital ya sabían de sus acciones y les pidieron apoyar al licenciado Luis Barrios, por Quetzaltenango, en una planilla con influencia a nivel nacional.

“Tuvimos la suerte de ganar la elección y sobre la asociación que con anterioridad nos había hecho daño, ganamos con buen margen de votos, y eso nos dio una proyección nacional. Y de una vez nos propusieron para buscar la Junta Directiva para el CANG, nos dieron la Vicepresidencia, nos visitó la licenciada Tatiana Cabrera, luego Jordán Rodas, porque Quetzaltenango no iba a dejar la Vicepresidencia. Se desarrolló la asamblea y me eligieron a mí como la candidata para la Junta Directiva”, cuenta la licenciada Méndez Ronquillo.

Pero siempre existen profesionales con otros criterios y otra visión, sobre todo los de más edad, y consideraron que Rut Ester era una profesional muy joven y sin experiencia y no iba a poder captar los votos que se necesitaban.

Julio Dougherty Lickens y Luis Fernando Ruiz visitaron Xela para pedirle que trabajara con ellos. “Ustedes son gente joven”, les comunicaron. “En ese momento ese apoyo fue fundamental, el licenciado Luis Barrios ya había ganado, y así fue como emprendimos el proyecto”.

También hubo personas que no eran del gremio de abogados, pero que veían con aprobación la participación de Rut Ester, “una persona que es muy especial me dijo que aceptara el reto, eso es lo que necesitamos en la vida, si ya no tenemos retos en la vida, empezamos a morir”, dice la entrevistada.

“Alternativa Independiente, Alejandro Balsells Conde, me propusieron integrar su planilla también, pero algo que tengo bien claro es la lealtad. Si no tenemos lealtad, por eso es que el país está como está y se pierde el honor. En su momento había comprometido mi palabra con el doctor Luis Fernando Ruiz. Cuando la licenciada María Cristina viene y hace la propuesta, les dije que no”, continúa la entrevistada.

¿Cómo se ve usted a futuro?

“Lo que sueño es con cambiar el concepto que se tiene sobre la política, considero que lo que hemos hecho este año y lo que resta del período va a ser mi satisfacción, el interés es que nuevas personas vengan y esas ideas nuevas de hacer las cosas bien, pues proyectarlas, considero que cuando alguien está y vuelve a estar, se pierde la mística y la misión de lo que es el beneficio común a un beneficio personal”.

“Pienso que los jueces ya no se atreven a aplicar la justicia como debe hacerse. ‘Si lo beneficio con medidas sustitutivas, la gente me va a matar por las redes’”.

Rut Ester Méndez Roquillo.

 

¿Admira a Thelma Aldana?

“La he admirado desde que fue presidenta de la Corte Suprema de Justicia, es una mujer de palabra, que cuando venía a Quetzaltenango y veía carencias de insumos en el Organismo Judicial, y se lo comunicaban, tomaba nota y resolvía. Como fiscal creo que su trabajo ha sido admirable, lo que sí critico es el hecho de que haya muchos testigos protegidos que hablan y no tienen los documentos para amparar lo que dicen”.

Compartir