Gaby Moreno: “Cuando se desata una guerra, lo único que hay que buscar es el regreso a la paz”

 

Es tan guatemalteca como la palabra chula. Ricardo Arjona le reconoció su trabajo. He aquí un resumen de la entrevista publicada en 2012.

El final del Aladdin Sane Tour por Inglaterra junto Mike Garson (pianista de David Bowie) el 1 de diciembre de 2017.

Por Jorge Sierra/ publicado en edición impresa de LOCAL TIMES en 2012.

Su voz cálida, frágil y sincera le sale con arrojo e intensidad para encarar un repertorio cuasi ecléctico, por no decir más, en las rítmicas del soul, jazz, folk y blues. Además, escribe canciones de fina manufactura. Por lo mismo han sido escuchadas como banda sonora de series televisivas como Lincoln Heights, The Ghost Whisperer, The Hills, Kourtney and Kloe Take Miami, entre otras.

Local Times tuvo la ocasión de conversar con ella en plan relax, sobre aspectos sueltos, sin dejar de lado la música, su carrera ni su condición de mujer en un país extranjero.

¿Piensas como todos los músicos que tu último disco es el mejor?

—No, en lo absoluto. Estoy muy contenta con los dos que llevo hasta ahora. Cada uno respira su propia vida y experiencia. Para mí es bueno que exista evolución de un disco a otro. Mi primer disco tiene menos instrumentación que el segundo, pero no por eso lo hace menos. Lo comparo como el tener hijos. No  puedes tener uno predilecto. ¡Cada uno es un milagro!
¿Te daría igual cantar en el metro de París que en el Carnegie Hall, Nueva York?

—Dame oídos que quieran escuchar mi música y con toda la emoción les canto, no importa en dónde, no importa cuánta gente. Lo fundamental para mí es que la gente esté abierta a sentir algo con la música y que me acompañen en ese viaje de melodías, acordes e historias.

¿Crees que serías heroína en caso de que llegara la guerra?

—Creo que cuando se desata una guerra, lo único que hay que buscar, por todos los medios, es el regreso inmediato a la paz. Los protagonismos vendrán después, cuando se conozcan los hechos trascendentales de quienes hicieron algún acto de valor en beneficio de los demás. Me parece que todos debemos aportar lo que tenemos para hacer sentir mejor a quienes sufren. Si mis canciones pueden llevar ese mensaje, yo también estaría dispuesta a colaborar, pero eso sí… sin afán de figurar.

¿Si pudieses nacer de nuevo y pudieras decidir, volverías a nacer en Guatemala?

—Pienso que desde antes de nacer ya traemos un destino especial, y no somos nosotros quienes lo elegimos. Estoy feliz en lo que me corresponde y no lo cambiaría nunca por nada. Es más, si me dieran la oportunidad de decidir, volvería a vivir todo cuanto hasta en este momento he realizado. Las pruebas duras, los esfuerzos y los éxitos son parte de mis experiencias y han sido importantes para mi crecimiento como persona. Guatemala merece nuestro respeto, y qué mejor que demostrarlo dando todo lo mejor de nosotros cada día.

Vives en EE. UU., pero eres mujer y latina. ¿Esos son dos motivos suficientes para luchar aún más en la jungla, o no?

—Bueno, la verdad es que la jungla la encuentras en cualquier parte del planeta. No importa dónde te encuentres, siempre habrá quien te critique o trate de no dar valor a tu trabajo. Por eso es importante que mantengamos una buena autoestima y que nos demos cuenta de que somos seres irrepetibles y un verdadero milagro de la naturaleza. En la medida que nos aceptemos y nos valoremos, así serán los triunfos que podamos alcanzar, no importando el género ni la nacionalidad. El hecho de ser mujer y latina es algo que tomo a mi favor, pues me permite incursionar en un medio que está ansioso por que les demostremos nuestro potencial.

¿No tienes miedo a nada?

—¡Qué pregunta! Por supuesto que siento temor a ciertas cosas. Por ejemplo, no me gusta viajar en avión, pero estos viajes son imprescindibles en mi carrera, así que ¡tengo que soportar eso! Entre otros, tampoco me gustan las montañas rusas ni nadar en el mar.

¿Es cierto que la soledad es común en aquellos que se suben a un escenario?

—No lo había analizado antes. Lo cierto es que no me identifico con ese caso, pues al subir al escenario la mayoría de veces estoy acompañada de mis músicos que son como mi familia y me siento llena y feliz. Incluso cuando viajo sin mi banda a dar conciertos no me siento sola, porque sé que voy a estar acompañada del público al que le comparto mis canciones.

 “En la medida en que nos aceptemos y nos valoremos, así serán los triunfos que podamos alcanzar, no importando el género ni la nacionalidad”

 

En la actualidad 2017
Compartir